Hablar con los hijos

publicado el 10.03.2008 por josefina
Convertir en archivo PDF | Enviar la referencia de este documento por email enviar por email | Versión para imprimir de este documento

Articulo dirigido a los padres/madres, donde se les dan orientaciones para mejorar la comunicación con sus hijos

Cómo Hablar con sus Hijos Sobre Cualquier Tema: 10 Puntos

1.-Empiece a una edad temprana Hoy en día, los niños se enfrentan a una serie de temas difíciles a edades cada vez más tempranas, a menudo antes de que puedan comprender todos los aspectos de éstas complicadas edades. Tradicionalmente, las investigaciones médicas y la información de las organizaciones de salud pública indican que cuando los niños pequeños necesitan obtener información, generalmente acuden primero a sus padres. Una vez que se convierten en adolescentes, nuestros hijos tienden a depender más de sus amigos, de los medios de comunicación y de terceras personas para obtener su información. Como padre de familia, usted cuenta con una maravillosa oportunidad para hablar con sus hijos sobre temas difíciles antes de que otras personas los confundan con información errónea o con explicaciones que carezcan del sentido de valores que usted desea inculcarles. Debemos aprovechar todas las "ventanas de oportunidad" con nuestros hijos pequeños y debemos hablar con ellos más frecuentemente y a edades más tempranas, particularmente sobre temas difíciles como el sexo, el VIH/SIDA, la violencia, elalcohol y las drogas.

2.-Inicie las conversaciones con sus hijos Por mucho que deseemos que nuestros hijos tengan la confianza de hacernos preguntas sobre cualquier tema - para así nosotros iniciar una conversación - esto no siempre sucede. Por ello es perfectamente normal - y a menudo necesario - iniciar las conversaciones nosotros mismos. La televisión y los demás medios de comunicación son excelentes herramientas para este fin. Digamos, por ejemplo, que usted y su hijo de 12 años de edad están viendo la televisión. El tema del programa habla de una adolescente que sequeda embarazada. Una vez que termine el programa, pídale a su hijo que le dé su opinión. ¿Está de acuerdo con el comportamiento de los adolescentes en el programa? Basta con una o dos preguntas para iniciar una conversación surgida de las circunstancias y eventos de la vida diaria. Cuando hable con sus hijos, utilice palabras que sean fáciles de entender. No es lógico tratar de explicar el SIDA a un niño de 6 años de edad utilizando palabras como "transmisión" y "transfusión." La mejor técnica consiste en utilizar palabras sencillas y cortas, con explicaciones directas y honestas. Si usted tiene varios hijos y sus edades son muy disparejas, intente hablar con ellos por separado, sobre el mismo tema. ¿Cuál es la razón? Los niños de distintas edades se encuentran en diferentes etapas de desarrollo, por lo que requieren de información adecuada para su edad y del uso de un vocabulario en particular, pues cada uno tiene una sensibilidad distinta. Además, suele suceder que los niños mayores dominan la conversación y no permiten que sus hermanos menores den sus puntos de vista.

3.-...Aunque tenga que hablar del sexo y las relaciones Si usted no se siente cómodo al hablar con sus hijos sobre temas difíciles como el sexo y las relaciones, no está solo. Muchos padres se sienten incómodos e intranquilos, especialmente si son aprensivos sobre el tema. Por el bien de sus hijos, usted debe sobreponerse a su nerviosismo y debe hablar con ellos sobre éstos temas. Después de todo, los niños ya tienen conocimiento de éstos temas gracias a los medios de comunicación y a sus compañeros de escuela, sólo que esa información puede carecer de los valores morales que usted desea inculcarles.

4.-Fomente un ambiente abierto Los niños pequeños necesitan que sus padres hablen con ellos sobre temas difíciles. Sin embargo, nuestros hijos sólo nos harán preguntas si ellos consideran que estamos dispuestos a responderlas. Por lo tanto, es importante fomentar un ambiente donde nuestros hijos se sientan en libertad de preguntarnos cualquier cosa -independiente del tema - sin miedo a las consecuencias. ¿Cómo podemos crear ese entorno de apertura? Debemos alentar, apoyar y comprender a nuestros hijos. Por ejemplo, si su hijo le pregunta, "¿Cuántas personas tienen SIDA?" evite responder, "No lo sé. Por favor deja de hablar y termina tu comida." Aunque usted se encuentre muy ocupado, respóndale así, "Esa es una pregunta muy interesante. En realidad no estoy seguro, pero podemos investigarlo." (Nota: No crea que si sus hijos se dan cuenta que usted no tiene todas las respuestas, nunca más le preguntarán algo. Esto sencillamente no es verdad. Los niños aceptan las respuestas "No lo sé" y "Vamos a investigarlo," además de que es mejor responder así que proporcionar información inexacta o desinformada.) Un punto adicional: Usted no tiene que responder de inmediato a todas las preguntas que le hagan sus hijos. Si su hijo de 10 años de edad le pregunta, "Mamá, ¿qué es un condón?" mientras usted intenta dar una vuelta conflictiva durante la hora de mayor tráfico, es perfectamente válido responder: "Esa es una pregunta importante. Pero con todo éste tráfico, no te lo puedo explicar en éste momento. Mejor hablamos después de comer." Y asegúrese de hacerlo.

5.-Comunique sus propios valores Como padre de familia, usted cuenta con una maravillosa oportunidad para ser la primera persona en hablar con sus hijos sobre temas difíciles como las drogas y la violencia, antes de que otras personas los confundan con explicaciones "técnicas" que carezcan del sentido de los valores y la moral que usted desea inculcarles. Del mismo modo, cuando hable con sus hijos sobre el sexo, recuerde que debe hablar más allá de "la cigüeña" y debe comunicar sus valores. Recuerde: las investigaciones han determinado que los niños necesitan recibir una orientación moral por parte de sus padres, por lo que no dude en establecer sus convicciones con claridad.

6.-Escuche a sus hijos ¿Cuántas veces escuchamos a nuestros hijos mientras estamos doblando la ropa, preparándonos para la junta del día siguiente o empujando un carrito de compras en un supermercado? Aunque estas situaciones son comprensibles, es importante que tomemos el tiempo para darle a nuestros hijos toda nuestra atención. Al escuchar a nuestros hijos, incrementamos su auto-estima y les hacemos saber que son muy importantes para nosotros. Esto puede dar la pauta para el inicio de muchas conversaciones sobre una gran variedad de temas difíciles. Si escuchamos a nuestros hijos podemos determinar aquello que en realidad quieren saber y aquello que ya comprenden. Así evitamos saturarlos de información y confundirlos aún más. Por ejemplo, supongamos que su hijo le pregunta qué es el "crack." Antes de responder, pídale que le explique lo que él sabe del "crack." Si él le dice, "Creo que es algo que comes y te hace actuar raro," entonces usted conocerá el nivel de comprensión de su hijo y podrá adecuar su respuesta. Escuchar a nuestros hijos nos ayuda a tomar en cuenta sus sentimientos y a saber cuándo debemos terminar la conversación. Supongamos que usted está hablando sobre el SIDA con su hijo de 9 años de edad. Si de repente su hijo le dice, "Quiero salir a jugar con mis amigos," detenga la conversación y vuelva a introducir el tema en otra ocasión.

7.-Trate de ser honesto Independientemente de la edad de sus hijos, ellos merecen una respuesta honesta. La honestidad fortalece su sentido de confianza. Si nosotros no respondemos con honestidad a las preguntas de nuestros hijos, ellos crearán sus propias respuestas ficticias. Esto puede resultar mucho más aterrador que cualquier respuesta honesta que podamos ofrecerles. Aunque a veces no es recomendable o deseable proporcionarles todos los detalles sobre alguna situación en particular, trate de ofrecerles la mayor información posible. Al hacer esto, usted evitará que ellos inventen sus propias conclusiones, algo que puede resultar muy confuso y preocupante.

8.-Tenga paciencia A veces parece que los niños pequeños se tardan una eternidad para decirnos lo que tienen en mente. Como adultos, sentimos la necesidad de apresurar a nuestros hijos, terminando sus oraciones y frases antes que ellos. Intente resistir ese impulso. Si escuchamos pacientemente a nuestros hijos, les permitimos pensar a su propia velocidad y les hacemos saber que bien valen nuestro tiempo.

9.-Utilice cualquier oportunidad para dialogar Es importante hablar frecuentemente con nuestros hijos sobre temas difíciles. Sin embargo, muchas veces no tenemos tiempo para sentarnos a dialogar tranquilamente. También es muy común que los niños no estén dispuestos a dialogar formalmente sobre los temas conflictivos de hoy en día, categorizando dichos diálogos como un tipo de regañina por parte de sus padres. Pero si aprovechamos las "oportunidades para hablar", aquellos momentos y situaciones que surgen en nuestra vida diaria, como una ocasión para iniciar una conversación, es poco probable que nuestros hijos nos ignoren. Por ejemplo, si leemos un artículo en el periódico sobre un niño que fue expulsado de la escuela por llevar un arma de fuego al salón de clases, podemos iniciar una conversación con nuestros hijos sobre las armas de fuego y la violencia. Un comercial de servicio público en la televisión también nos puede ofrecer una oportunidad para hablar sobre el SIDA.

10.-Hable sobre el tema una y otra vez Los niños pequeños sólo asimilan una cierta cantidad de información a la vez, por lo que usted no podrá enseñarles todo lo que ellos necesitan saber sobre un tema en particular durante una sola conversación. Después de cada charla es recomendable esperar un poco de tiempo y luego preguntarle a sus hijos qué es lo que recuerdan de la conversación. Esto ayudará a corregir cualquier malentendido y a proporcionarles más información sobre el tema. Finalmente, los niños absorben toda la información que desean saber y por ello tienden a realizar preguntas repetitivas - algo que puede resultar cansado para los padres de familia. Sin embargo, las preguntas repetitivas son perfectamente normales, por lo que usted debe estar preparado y debe tener mucha paciencia. Tampoco dude en retomar conversaciones iniciadas con anterioridad. Recuerde que la paciencia y la perseverancia son provechosas para usted y para sus hijos.

Este artículo tiene las palabras claves: 2007 / 2008 | Familias | Orientación | Recursos para las familias
volver
comentar este artículo
inicio | contactar | privado

Calendario

« enero de 2018 »
L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4
 

NOTICIAS DESTACADAS

blogs

sobre esta web

SPIP

Este sitio web forma parte del proyecto , desarrollado con SPIP y bajo la asesoría técnica de ZEMOS98 gestión creativo.cultural.

¡Prueba Firefox!

Esta web sabe mejor en el navegador Mozilla Firefox

suscripción

RSS

Puedes sindicar este sitio pinchando con el botón derecho sobre la imagen y copiando la ruta del enlace en tu lector de feeds. También puedes saber más de este tema.

licencia

Creative Commons License

Este sitio web se publica bajo una licencia de Creative Commons, bajo la que el usuario es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la web, hacer obras derivadas y un uso comercial de ella, bajo la condición de respetar la autoría.

estadísticas

9854 visitas desde febrero de 2008. 24 artículos publicados. 7 autores. 1018 comentarios.
| mail | solo texto
Junta de Andalucía