Clasificación de los suelos

Página principal   /    Geología   /   Edafología

Cuadro 1

    Algunos horizontes y caracteres de diagnóstico

Cuadro 2

    Tipos de suelos según la clasificación genética francesa

Cuadro 3

    Órdenes de suelos 

Cuadro 4

    Grupos principales de suelos

 

Cuadro 1

Algunos horizontes y caracteres de diagnóstico. 

Resumido de la Soil Taxonomy (S.S.S. 1960, 1975, 1992). En  "Geomorfología. Principios, Métodos y Aplicaciones", Javier de Pedraza Gilsanz et al., Editorial Rueda. Madrid, 1996.

 

DENOMINACIÓN

CARACTERÍSTICAS SIMPLIFICADAS

HORIZONTES

EPIPEDONES

Móllico

Horizonte relativamente espeso y de color oscuro debido a su contenido en materia orgánica. Estructura granular o en bloques. Saturación en bases superior al 50%.

Úmbrico

Horizonte de color oscuro, semejante al móllico, pero con una saturación de bases menor del 50%.

Hístico

Horizonte con alto contenido en materia orgánica ()20-30 %), que está saturado de agua durante 30 días consecutivos o más a lo largo del año.

Ócrico

Horizonte de color claro que contiene menos de un 1% de materia orgánica.

ENDOPEDONES

Argílico

Horizonte B de acumulación iluvial de arcilla. Normalmente presenta cutanes de arcilla o argilanes.

Espódico

Horizonte con acumulación de compuestos amorfos de materia orgánica y sesquióxidos

Cámbico

Horizonte arcilloso, con menos arcilla que el argílico y el espódico, formado por alteración.

Cálcico

Horizonte con acumulación de carbonato cálcico o carbonato de magnesio.

CARACTERES

Fragipán

Capa densa y quebradiza que presenta con frecuencia manchas de color.

Duripán

Capa subsuperficial que presenta cementación por sílice y no se reblandece con agua.

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro 2

Tipos de suelos según la clasificación genética francesa.

Resumido a partir de Duchaufour, 1984. En  "Geomorfología. Principios, Métodos y Aplicaciones", Javier de Pedraza Gilsanz et al., Editorial Rueda. Madrid, 1996.

I

Suelos poco evolucionados (perfil AC).

Suelos caracterizados por un grado de alteración débil; los horizontes humíferos se forman rápidamente; con frecuencia, estructura poco firme. Tiene tres subclases.

II

Suelos poco diferenciados humíferos desaturados.

Insolubilización rápida de complejos órgano-metálicos abundantes. incorporación profunda de materia orgánica insolubilizada, dándole la apariencia de un perfil A1C (en los tipos más evolucionados). Tiene dos subclases.

III

Suelos calcimagnésicos.

 Bloqueo de la humificación por CaCO3 en una fase precoz. fuerte incorporación en el perfil de humus poco evolucionado; alteración no muy fuerte (medio neutro o alcalino); predominio de arcillas heredadas. Se divide en tres subclases.

IV

Suelos empardecidos con perfil A(B)C o AB1C.

Humus de turnover rápido, resultante de procesos de insolubilización por el hierro (mull); formación de un horizonte (B) de alteración en el que predominan las arcillas 2/1 o "transformadas", y asociadas al hierro hidratado, en gran parte amorfo. Se divide en tres subclases.

V

Suelos podsolizados. 

Materia orgánica poco evolucionada (mor o moder), formando complejos órgano-minerales móviles (Al - Fe); diferenciación de los horizontes eluviales e iluviales (a la inversa de la evolución criptopodsólica). Se divide en dos subclases.

VI

Suelos isohúmicos.

Incorporación profunda, por vía biológica, de materia orgánica estabilizada por un proceso de maduración climática prolongada; predominio de arcillas 2/1 (illitas-montmorillonitas). Se divide en tres subclases.

VII

 Vertisoles.

Suelos con arcillas expandibles; incorporación profunda, por movimientos vérticos, de complejos organo-minerales muy estables y de color oscuro; integración del hierro, procedente de la alteración, en las arcillas de neoformación y en los complejos húmicos muy polimerizados. Se divide en dos subclases.

VIII

 Suelos fersialíticos.

Evolución particular de los óxidos de hierro (rubefacción); predominio de arcillas 2/1 (capacidad de cambio superior a 25 meq/100 g de arcilla). Se divide en tres subclases.

IX

Suelos ferruginosos.

Abundancia de óxidos de hierro cristalizados (goethita o hematites); alteración todavía incompleta de minerales primarios; predominio de arcillas 1/1 (neoformación); capacidad de cambio comprendida entre 16 y 25 meq/1 00 g de arcilla. Tiene dos subclases.

X

Suelos ferralíticos. 

Alteración total de los minerales primarios (excepto el cuarzo); arcillas 1/1 exclusivamente; elevado contenido en sesquióxidos, goethita (hematites) y gibbsita; capacidad de cambio inferior a 1 6 meq/100 g de arcilla. Tiene tres subclases.

XI

Suelos hidromorfos.

Suelos con segregación local del hierro por procesos de oxidación-reducción. Se diferencian seis subclases. cuatro segun un proceso de oxidación-reducción acusado (presencia de una capa de agua) y dos según un proceso de oxidación-reducción atenuado (suelos empobrecidos sobre materiales arcillosos).

XII

Suelos salsódicos.

 

Evolución condicionada por el ión Na+, en sus dos formas, salina o de cambio. Tiene dos subclases.

 

 

 

Cuadro 3

Órdenes de suelos.

 Resumido a partir de S.S.S., 1960, 1975, 1992. En  "Geomorfología. Principios, Métodos y Aplicaciones", Javier de Pedraza Gilsanz et al., Editorial Rueda. Madrid, 1996.

Orden

Significado

Radical 

en la nomenclatura

Alfisoles (sin sentido) (suelos álficos)

Suelos de ambiente relativamente húmedo, con un horizonte de acumulación de arcillas y no desaturados

alf-

Aridisoles (del latín aridus)    (suelos arídicos)

Suelos secos o salinos de regiones áridas

id-

Entisoles (sin sentido) (suelos énticos)

Suelos inmaduros con pocas características de diagnóstico y algo de materia orgánica

ent­

Spodosoles (del griego, spodos, ceniza) (suelos espódicos)

Suelos con un horizonte oscuro por acumulación de sesquióxidos y humus

od­

Histosoles (del griego histos, tejidos) (suelos hísticos)

Suelos orgánicos

ist­

Inceptisoles (del latín inceptum, inicio) (suelos incépticos)

Suelos formados recientemente o con horizontes de diagnóstico que se forman rápidamente

ept­

Mollisoles (del latín moIIis, suave, mullido) (suelos móllicos)

Suelos ricos en materia orgánica, de pastizales, praderas y estepas

oll-

Oxisoles (del francés oxide, óxido) (suelos óxicos)

Suelos tropicales ricos en sesquióxidos de hierro y alumninio, muy intemperizados

ox-

Ultisoles (del latín ultimus,  último (suelos últicos)

Suelos forestales tropicales y subtropicales; intemperizados, muy evolucionados, con iluviación de arcilla y pobres en bases

uIt-

 

Vertisoles (del latín verto, volver) (suelos vérticos)

Suelos con arcillas expansivas, que removilizan y mezclan o pueden homogeneizar el perfil

ert-

Andosoles (modificado de ando, Andes) (suelos ándicos)

Suelos oscuros desarrollados a partir de materiales volcánicos y otros, ricos en amorfos

and­

 

 

Cuadro 4

Grupos principales de suelos.

Grupos y unidades edáficas en el Mapa Mundial de Suelos (resumido a partir de FAO, 1991). 
En  "Geomorfología. Principios, Métodos y Aplicaciones", Javier de Pedraza Gilsanz et al.,
Editorial Rueda. Madrid, 1996.

Fluvisoles.

Suelos que presentan propiedades flúvicas, es decir, aluviales o similares (3, 5, 6, 12, 17, 18).

Regosoles.

Suelos delgados sobre sustrato no consolidado (3, 5, 6, 9, 18).

Arenosoles. 

Desarrollados sobre materiales detrítico-arenosos (1, 3, 8, 11).

Gleysoles.

Suelos con hidromorfismo, horizontes moteados o reducidos (2, 5, 6, 12, 17, 18).

Andosoles.

 Desarrollados sobre materiales volcánicos (8, 12, 18, 20).

Vertisoles.

Suelos con fenómenos de inversión por la presencia de arcillas, con propiedades expansivas, en todos sus horizontes (5, 6, 9).

Creyzems.

Suelos con un horizonte A móllico y granos de arena y limo sin revestimiento (8).

Solonchaks.

Suelos con acumulación de sales solubles (8, 9, 12, 16).

Solonetz.

Suelos con alto contenido en sodio (8, 12).

Planosoles.

Suelos con contactos bruscos entre horizontes, por fenómenos mecánicos asociados al entorno fisiográfico; son propios de zonas llanas (5, 6, 12, 18).

Kastanozems. 

Desarrollados en ambientes esteparios, de tonos superficiales castaños (9, 11).

Chernozems.

Desarrollados en ambientes de pradera, alto contenido en humus y tonos superficiales negros (8, 11).

Phaeozems.

Suelos ligeramente más lixiviados que kastanozems y chernozems (3, 8, 11).

               

Cambisoles. 

Suelos de tonalidad general clara, con frecuentes cambios de estructura, consistencia, incluso composición, sobre todo en el horizonte B, por la frecuente intemperización (3, 4, 5, 6, 8, 10, 19

Luvisoles.

Desarrollo de horizontes arcillosos con un contenido medio a alto en bases (1, 4, 7, 8, 19).

Podsoluvisoles. 

Desarrollo de fenómenos de lixiviación que penetran en el horizonte B arcilloso (5, 6, 8).

Podsoles.

Desarrollo de horizontes eluviales de color claro, con acumulación de hierro, aluminio y humus en los horizontes inferiores (7, 8).

Alisoles.

Suelos con un horizonte B árgico, alta capacidad de cambio y alto contenido en arcillas (7, 8, 10, 13).

Acrisoles.

Suelos con un horizonte B árgico, baja capacidad de cambio y alto contenido en arcillas (7, 8, 10, 13).

Nitkoles. 

Suelos con un horizonte B árgico, muy baja capacidad de cambio y alto contenido en arcillas (10, 15).

Ferrasoles.

Suelos con arcillas ricas en sesquióxidos (10, 13, 15).

Histosoles.

Suelos orgánicos (17).

Leptosoles.

Suelos delgados desarrollados sobre un sustrato rocoso coherente, silíceo (antiguos rankers, ahora Leptosoles úmbricos), calizo (antiguas rendsinas, ahora Leptosoles réndsicos) o de muy escaso desarrollo (antiguos litosoles, ahora Leptosoles líticos), (5, 6, 12, 14, 18).

Calcisoles. 

Suelos que presentan una marcada acumulación de carbonato (11).

Gypsisoles.

Suelos que presentan una marcada acumulación de yeso (11).

Lixisoles.

Suelos con un horizonte B árgico, de muy baja actividad (1, 7, 8, 13).

Plintosoles.

Suelos con material arcilloso abigarrado que endurece a la intemperie (1, 5, 6, 10).

Antrosoles.

Suelos modificados o condicionados en su desarrollo por el hombre.

Cada grupo se compone de una o  varias «unidades de suelo», definidas según su carácter:
Álbico (1), ándico (2), calcárico (3), crómico (4), dístrico (5), éutrico (6), férrico (7), gleico (8), gípsico (9), húmico (10), lúvico (11), móllico (12), plíntico (13), réndsico (14), ródico (15), sódico (16), tiónico (17), úmbrico (18), vértico (19), vítrico (20), y otros.

Ejemplo:
Fluvisoles: Suelo con propiedades flúvicas, sin otros horizontes de diagnóstico (si no está enterrado por 50 cm o más de material reciente) que un horizonte A ócrico, móllico o úmbrico, un horizonte H histico o un horizonte sulfúrico. 
Fluvisoles calcáricos: Fluvisoles que son calcáreos, entre 20 y 50 cm como mínimo desde la superficie; carecen de un horizonte sulfuroso y de material sulfúrico al menos en 125 cm desde la superficie.

Página principal   /    Geología   /   Edafología